Cómo protegerse del ataque de las medusas y de los portales informativos

PUBLICIDAD

Por Juan M Penino

 

Amo no tengo, o tal vez sí, pero aún no lo he visto. Me muevo siguiendo órdenes, actuando como un vínculo entre el fenómeno y el lenguaje. Soy como una pobre medusa arrastrada por las olas.

“La muerte del comendador” Haruki Murakami

 

La naturaleza no es infalible. Prueba de esto es la existencia de esa especie de gelatina que suele aparecer en las costas marplatenses en el peor de los momentos, el verano, cuando el agua se pone más calentita y los días ameritan un buen chapuzón cada diez minutos. Ahí es cuando emergen de la profundidad oceánica las temibles medusas, o aguas vivas – nombre mucho más aterrador y fantástico -. Y con ellas también aparecen un montón de especialistas que nos dicen cómo es que hay que actuar si, por desgracia, entramos en contacto directo con sus filamentos venenosos. A continuación, vamos a repasar algunos consejos que suelen ser los más populares entre dichos científicos, que dedican sus días a investigar la vida y obra de estos particulares bichos marinos:

  • Nunca los mire a los ojos. Las medusas tienen ojos. Esto quiere decir, que saben muy bien a quién atacar. Conocen a sus presas, son como los escritores de los diarios más poderosos del país. Por eso hay que estar precavidos y evitar leer los siguientes portales: Infobae. Yo lo hago casi todas las mañanas y siempre me llevo alguna desagradable sorpresa. Por ejemplo, hoy se reivindica al Ejército torturador tucumano por su enfrentamiento con el ERP, hace 44 años, reflotando la teoría de los dos demonios. Tanto peor es atender a los comentarios de les lectores, transformades en aguas vivas mucho más feroces que los propios periodistas. Vergüenza.
  • En caso de ser alcanzado por uno de estos bichos, nunca jamás deberá arrojarse agua dulce sobre la herida. Según expertos matriculados en tratamiento de ataques de medusas veraniegas, el agua dulce reactiva los filamentos que quedan adheridos por un rato a la piel, en la zona del ataque, por lo que el dolor se intensifica haciéndose más insoportable. Esto contradice una de las decisiones más populares que solemos tomar todes cuando nos pica un agua viva, una mañana calurosa y de sol en la playa, mientras hacemos la “plancha” en el mar. Resulta que no, que esa reacción tan utilizada es en realidad contraproducente. El agua es una fakenews, funciona como la posverdad, ponele. Porque, aunque sepamos que hace para el orto, estoy seguro de que vamos a seguir utilizando el método. Lo difícil es identificar qué cosa es mentira, si lo que declara el especialista o la receta milenaria. Pongamos por caso que me pica una medusa y tengo una botella de agua fresca en la mano ¿Qué hago? ¿Me enjuago la herida o le creo al científico y me la banco sin hacer nada? La verdad verdadera es que…bien, no la sé, ese es el efecto de la posverdad y la utilización de las fakenews: Llega un punto en que uno no sabe a quién creer o en qué creer. ¿Dónde queda la verdad? Imagino que a la deriva, en el medio del mar tormentoso.
  • No tirarse arena o frotarse una toalla en la herida. Estas reacciones alteran a la medusa, y no queremos ponerla más nerviosa de lo que comúnmente ya está. Si hay algo que la naturaleza hace bien es crear organismos alterados, con los nervios de punta y al borde del colapso. Así, en los portales de (des)información todos los días la sección de policiales aparece desbordada. Tanto como la de chimentos, donde extraños seres aparecen indignados destilando su veneno más terrible en todas direcciones. Para mantener un poco la calma, se recomienda ir rápidamente a la “vidriera”, donde personajes de algún reino que ya no existe, lucen sus antiguos vestidos de gala. Es más, algunos hasta se ponen sus vetustas coronas de antaño y juegan por un rato al cuento del príncipe azul y la princesa desvelada. Si no, también se puede acceder al apartado donde alguien nos recomienda cómo vestirnos en caso de ser invitados a una de esas fiestas en algún castillo de ensueños. En mi caso, esa sección es irrelevante, no hay muchos castillos por el barrio Rivadavia. Recuerde entonces, si llegase a pescar alguno de estos bichos reales, no les tire arena, no les frote una toalla, puede ser mejor arrojarles un litro de meo.
  • Descuide, la irritación no es tan grave y solo molesta por unos cuantos minutos. Aunque la medusa se esmere, no es mucho el daño que le puede hacer a un humano. Igual, amiga medusa, no se desanime. Puede que su acción inspire a las futuras generaciones y logre generar la transformación añorada. No se rinda nunca y atrévase a cuestionar toda porquería que le llegue en forma de “noticia”. No vaya a ser cosa que le vendan como inocente al fiscal más corrupto de la nación. ¡Cuidado! Hay aguas vivas que operan en las sombras, son las más bravas.
  • No se olvide nunca de este tip: lo mejor es no meterse al mar cuando hay medusas dando vuelta. Pero esto puede resultar un acto muy cobarde, hay veces que hace falta lanzarse al mar y bancarse la que se venga. Aunque la marea esté en contra y los peces grandes nos quieran arruinar. No afloje, siga adelante, no se rinda, encare los filamentos venenosos con la fuerza de la verdad, la memoria y la justicia, no puede fallar.

 

Una cosa más, ahora hablando del infame portal de noticias, una especie de medusa informática gigantesca: también hay un apartado muy espacioso dedicado al “deporte”, que en realidad solo tiene noticias de fútbol. También, cabe destacar la importancia que le dan a la sección cómica: por ejemplo, hoy está destacado en primera plana una declaración del presidente Maurizio Macri que dice así “Después de las turbulencias que hemos enfrentado, llegó el momento de poner el foco en el crecimiento”. El humorista insiste con la metáfora del piloto de tormenta que busca, al fin, el camino de la iluminación. Ahora que alguien me diga ¿en dónde estuvo puesto el foco hasta el día de hoy?

*La película de la semana: no quería dejar pasar la oportunidad para recomendar la película del griego-hollywoodense Yorgos Lanthimos, La favorita. Una comedia  dramática palaciega que se centra en el trío amoroso lésbico entre la reina y sus dos asesoras predilectas. Lo más interesante es cómo las cuestiones sexuales terminan por definir los rumbos políticos del reino. Por supuesto, la actuación más destacable es la de Rachel Weisz, las otras dos acompañan bien. ¿Los hombres? Son los objetos decorativos de la historia, literalmente, ya que no tienen peso en el argumento y son los que se maquillan y se ponen pelucas para impresionar a los demás. Interesante puesta en escena, como para tener en cuenta más allá de la cuestión de los óscares.

*Alargamiento: En los casos de picadura de medusa / agua viva se suele decir que el pis humano es el método más adecuado para lograr una calma instantánea. Algunes científiques sostienen lo contrario. Yo no lo descarto, pero dejo una última advertencia: Tengan cuidado a quién elijen para que los mee durante los próximos cuatro años.

 

  • Contacto: juanmanuelpenino@yahoo.com.ar

 

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Deja un comentario