Un poema para Hugo

PUBLICIDAD

Por Juan M Penino

 

Pensaba en ponerle título al poema, pero no creo que sea necesario. Baste decir que fue escrito una noche del invierno pasado en la que me quedé pensando en mi tío e intenté imaginar un encuentro. Y lo que queda siempre es una sensación enorme de dolor por no haber podido conocerlo. Pero ponerlo en palabras y explicarlo se me hace difícil, por lo que acudo a la concentración y la elipsis que me permite la poesía, que no necesita explicar nada, que se deja llevar por los sentimientos y que deja muy claro en unos pocos versos algo tan complejo de expresar.

Para vos tío Hugo, presente. Ahora y siempre…

 

Es con lo que fantaseamos:

un rayo tibio de sol,

el viento suave en los ojos,

el agua de mar entre los dedos,

el aroma fresco de los pinos,

el sabor a mate amargo,

la caricia de un viejo amor,

el abrazo de un amigo,

el sonido inconfundible de la libertad.

 

Todo lo que no pudimos compartir,

una postal vacía de años,

crueles fotografías del tiempo,

que no te pueden traer

para la última escena,

la del encuentro soñado,

la que cambiaría lágrimas de dolor

por otras de alegría.

 

Te pido perdón, un día más,

por no saber arriesgarlo todo,

por no poder imaginarme,

al menos en un poema

teñido de imágenes

ya usadas en exceso,

esa escena en la que te veo

con el rostro amable.

Libre

Para siempre

 

Te recuerdo, aunque no te haya conocido.

Nos reencontramos, aunque no te haya encontrado.

 

 

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*