Siempre se vuelve al primer amor

PUBLICIDAD

Por Juan M Penino

El comienzo de la película nos muestra el encuentro entre dos jóvenes de treinta años – y sí que son jóvenes todavía, por supuesto – en una plaza de Madrid. Manuela le extiende una carta carta a Olmo que la recoge y la lee en silencio. Luego se miran y comienza una noche fría de diciembre que traerá música y baile. Pero lo más significativo es provocará el reverdecer de un viejo amor de juventud. Resulta que estos dos jóvenes – insisto – de treinta fueron novios en la adolescencia. Tenían quince y un amor tan puro como prematuro. Obviamente, luego de tantos años pasó agua debajo del puente. Cada uno hizo su historia: él y su vida en pareja siempre en Madrid, ella y su vida medio loca en Buenos Aires. Pero esa noche los vuelve a juntar, como habían prometido años atrás. ¿Y qué sucede? Un recuentro de dos espíritus que parecen haber nacido el uno para el otro. Pero las cosas ya no son iguales, el mejor momento de sus vidas ya pasó. Una interesante comedia romántica ofrece Jonás Trueba, para enternecerse y emocionarse. Importante que una película hoy día te deje una pregunta dando vueltas, y eso es lo que sucede en La reconquista: ¿Qué pasaría si me reencuentro con mi primer gran amor? En mi caso, prefiero mejor ver qué pasa en la ficción.

*Datos útiles: El joven director español Jonás Trueba es hijo del gran director de cine Fernando Trueba (Belle Époque, La niña de tus ojos, El sueño del mono loco).

Manuela es fanática del fernet. Yo me enamoré, no se ustedes.

Película que compite por el Ástor de oro a mejor film Internacional. Seguramente el domingo se exhibirá, a esperar los premios que falta poco.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*