Eclipse

PUBLICIDAD

Por Juan M Penino y Cristian Román Habarna

 

Luna dame

agua porque

aire fresco

salimos a buscar

estamos tratando.

Tratando de amarnos más

 (Ácido, Bándalos chinos)

 

Según afirman distintos analistas, astrólogos, meteorólogos, espiritistas y políticos en campaña, el eclipse es un momento ideal para el cambio. Según lo veo yo, cualquier tipo de señal es factible de ser utilizada como punto inicial para algo. Desde una transformación ideológica hasta pintar las paredes de una habitación con un color diferente. El rango y la calidad de la transformación es variopinto, heterogéneo y, muchas veces, suele ser una boludez. Por ejemplo, yo volvía caminando a casa esa noche de la luna roja, por la misma calle de siempre, por el mismo barrio de toda la vida, con los mismos personajes, las mismas casas, las mismas sombras, los mismos fantasmas. Lo que fue distinto es que venía de presenciar el recital de Bándalos chinos y eso me había dejado de muy buen humor. Es lo que producen tanto la banda en vivo como su disco “Bach”, dos experiencias que recomiendo fervientemente. Pero eso había sido previo al eclipse, el desafío planteado es comenzar un cambio – o al menos el inicio de – a partir de ahora…ACEPTAR, F5 – click acá y arrancamos otra vez-…

 

  • Madrugada de lunes, hace un calor de locos, ningún calzoncillo aguanta, me quedo en pelotas mirando el techo del monoambiente y me clavo un litro de cerveza fría ¡Siiiiiiiiiiiiiiiii!, qué buena manera de empezar la semana, a lo mejor por acá todo se transforma, desde el pie. (¿Yo, hoy?).

  • Te digo de verdad, el barrio no da más ¿Vos viste lo que son las calles, los cráteres que hay? ¿Viste la cantidad de gente desesperada esperando por que algo pase mientras se llena de pibes comprando y vendiendo droga? ¿No viste? ¿Qué cambio boludo? Lo único que cambió acá es que ahora está bien de moda ser garca, así nomás te lo digo. (La persona que dice esto espera el 554 sobre la avenida Jara, a la altura del club Alvarado, la mañana del martes). ¿Vacaciones? ¿Vos me estás jodiendo?, etc.

  • Juega en un club mexicano que se llama…no me acuerdo bien, es un animal. No, Tigres no, pero creo que es un felino también, León o Leones ¿Puede ser? Bien, te digo que sí, ese Rubens Sambueza, el flaquito zurdo, volante por izquierda, tiene ahora como 35 años y juega en ese club, lo ví ayer a la noche en la tele. El tema es que ahora juega de volante creativo tirado e la derecha, cosa que enganche para adentro todas las jugadas ¿entendés? Un zurdo que juega por la derecha, ¿te das cuenta, no? Lo podemos usar como un símil para criticar a algunos políticos. No digo que lo de México sea así al cien por cien, habrá que ver cómo sigue el AMLO ese, híjole. Lo que sí te puedo decir es que ese Sambueza, ¿jugaba en River, te acordás?, cuando terminó el partido le metió un manotazo en la cara a un rival, creo que era Tijuana o Guadalajara, lo mismo da. Se armó una batalla campal que se frenó de repente, con el mismo ímpetu con el que había empezado. ¿Qué hizo el árbitro? Le sacó amarilla a Sambueza y al otro con el que se había agarrado. ¿Cómo Pilatos? Claro, eso de lavarse las manos, que algunos interpretan que es hacerse el distraído. Yo pienso lo contrario, es tomar una decisión, y muy fuerte…muy fuerte. (Palabras dichas por un amigo el martes por la noche, en una playa del sur)

  • La película se llama Corazón borrado y actúan el pibe que hizo del creador de Facebook, el del gladiador y Nicole Kidman. Los dos últimos son los padres del pibe, que hace de un homosexual adolescente de uno de esos pueblos bien conservadores que tienen los yanquis por todas partes menos Nueva York. Entonces, como el padre es una suerte de pastor protestante muuuuuy comprometido con la causa, toma la homosexualidad del pibe como una enfermedad y lo mete en un programa de rehabilitación, que manejan un par de enfermos extremistas, de esos que tanto quiere Trump. Obvio que las cosas salen para el tujes, pero no te quiero adelantar nada, mirá la película que está genial. (Esto lo comenta una vecina del barrio Rivadavia, la tarde del martes en un almacén del centro. A veces, se tiene suerte).

  • Te digo que eran una docena de patrulleros y como veinte policías rodeando lo que parecía ser la reencarnación de Pablo Escobar en la ciudad de Mar del Plata. Me acerqué, por curiosidad, como todo el mundo. Es algo natural, cuando se llena de sirenas, patrullas y ratis todos queremos ver qué mierda está pasando. Y resulta que tenían acorralado contra el piso a uno de los tipos que cuidan coches todos los veranos. El pobre cristo me reconoció y me pidió que le avisara a su compañero de siempre, que por supuesto yo conozco. Continué acercándome para escucharlo mejor y decirle que se quedase tranquilo, que yo le avisaba al otro muchacho para que le informara de su situación a su esposa, ya que iría a estar demorado quién sabe hasta cuándo. La mitad de esos canas me salieron al cruce, me pechearon, me amenazaron y me tuve que ir, a lo mejor, si seguía insistiendo, me pegaban un tiro y al otro día soy una noticia más de los policiales de los noticieros, mis quince segundos de (in)fama. (Lo comenta un hombre, el martes a la noche en una cena en un local de la costa. El hecho que describió sucedió frente a las playas que equipó la gobernación de la provincia de Buenos Aires. Al pibe lo agarraron por estar cuidando coches. Tenía un par de porros y parecía haber tomado una cerveza en esa jornada de calor).

  • Fijate qué enero de mierda que está pasando la ciudad. Los días son desparejos y los turistas no gastan un mango. ¿Y me vienen con eso del eclipse y los cambios? ¿Sabés qué pasa? Acá nadie quiere laburar. Fijate los trapitos y esos maleteros que ahora se quejan. ¡Te cobran los que se les canta el culo por no hacer un carajo! Ahí está el problema de este país. Vos me dirás que estoy loco, pero con Olmedo de presidente estas cosas no pasarían. Y lo voy a votar, sin duda. (Esto lo dijo un jubilado en una oficina céntrica de una compañía aseguradora, el miércoles por la mañana. Quien lo atiende mira para otro lado, con la cara pálida, como a punto de vomitar).

  • ¡Naaaaaaaaa! ¡Otra vez lamiéndole el culo a los yanquis! ¿Para eso nos metemos contra Venezuela? Que asco. Pensar que las cosas parecían haber cambiado para siempre con UNASUR, que militaba por la paz en la región. Ahora corremos atrás del principal auspiciante de golpes de estado en el mundo, comandado por el pato Donald. Estamos jodidos, bien jodidos. (Jueves por la mañana en el corazón del barrio Rivadavia, hace calor, opina una tía a la que no le quedan pelos en la lengua).

  • Querés cambiar, pero la verdad es que la luna sigue siendo la misma y así se va a morir, no creo que le importe mucho cómo carajos la refleje el sol, y mucho menos cómo mierda la veamos nosotros desde un planeta insignificante en el universo. Pero si te hace falta, si querés sacar interpretaciones para poder seguir levantándote con ganas todos los lunes, dale para delante nomás. Los seres humanos necesitamos sostenernos de algo, para no sentirnos tan desolados. Pasa que a veces nos angustiamos y no nos damos cuenta lo fácil y hermoso que resulta decirle a otro te quiero. ¿Cursi? Puede ser, tanto como mirar la luna eclipsada y bailar una tonta canción de amor. (Lo último lo dice cualquiera, espero que exprese la voz de más de uno, más de una, más de une).

 

Termino de recolectar voces por acá FIN, ESC – click- y me voy a seguir sembrando la semana, quizá la cosecha sea mejor en el próximo eclipse…

Y todo lo que hay ahora

Y todo lo que se ha ido

Y todo lo que vendrá

                                                   (Eclipse, Pink Floyd)

 

 

*Contacto: juanmanuelpenino@yahoo.com.ar

 

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*