21A: odisea del gorila

PUBLICIDAD

Los monos 2001: odisea del espacio

Por Juan M Penino

 

“Desde las profundidades de mi cabeza de mono mi voz no es mi voz”

Rodrigo Fresán, La velocidad de las cosas

 

Me siento como uno de esos monos de la película de Kubrick, y no precisamente el que lanza el hueso al aire para que luego se convierta en una nave espacial. ¿Por qué? Paso a explicar:

En primer lugar, porque estoy leyendo el libro de Rodrigo Fresán La velocidad de las cosas, publicado cerca del fin del milenio pasado, y que incluye un relato de un tipo que formó parte de esa escena de 2001 odisea del espacio. Un viejo amigo de infancia de Stanley con quien jugaba al ajedrez. Los caprichos del destino, o más bien la necesidad de ese tipo por abandonar a su familia, lo colocan en el set de filmación de aquella mítica escena inicial del film, cubierto por un traje de mono, junto con otros falsos monos, uno de los cuales – no el tipo del relato – arroja el hueso que después, etc. Lo que sigue es la salida ¿al mundo real? de este tipo sin abandonar el traje de mono, junto con sus monos amigos. Monos por siempre. Se nota que el hecho de estar cubierto por un disfraz – que a su vez es como un regreso a la fuente, a la esencia perdida, una involución voluntaria – les da cierta impunidad que se siente bien. Ser parte de un colectivo de monos que no tienen que razonar demasiado, que pueden perderse en una muchedumbre de monos que son puro instinto y….descansar de la razón.

Por otro lado, porque estoy viendo las imágenes de la manifestación de ayer en la ciudad de Mar del Plata y otras partes del país. Una fácil analogía permite dar el golpe obvio, tendríamos que transformar a los monos de Kubrick en gorilas que salen a las plazas regresando a lo más profundo de su esencia gorila, involucionando con énfasis, manifestándose contra Perón, pero ahora bajo otra figura. No importa cual, el tema es siempre repetir un acto fundacional de un sector social que va a odiar al peronismo para toda la eternidad. Visto así, sería como una especie de secta religiosa que tiene un esquema para entender el Universo, y que no piensa ponerlo en duda, sino por el contrario busca ratificarlo a cada paso que da la Historia.

Los monos 2001: odisea del espacio

No me siento gorila, afortunadamente. Pero sí un mono. Un mono de 2001 Odisea del espacio. Un falso mono. Un tipo disfrazado de mono, que en realidad quiere desaparecer de la realidad para dejarla un rato nomás. Después queda volver, pero las vueltas son siempre una decepción. Y ahí están los regresos tan temidos, con el FMI y sus recortes a la cabeza. Y esa obsesión por destruir lo construido para después volver a levantarlo, pero mal. En ese tornado entran la educación pública, la salud pública, el trabajo, etc, etc. En definitiva, la estructura de la Nación. ¿Y todo para volver a…?

La misma escena del comienzo de la película de Kubrick, claro. En definitiva esa sería nuestra esencia, tan solo un grupo de actores de relleno, que no somos utilizados más que como portadores de un disfraz, que en realidad es nuestra primera piel, la que más se nos parece. Vaya paradoja.

En este relato de Fresán, igual, la clave parece estar en la memoria. Y eso es lo que más me gusta de todo este lío. Porque mientras que algunos regresos son irreversibles, hay otros que podemos evitar gracias a la fuerza de quienes siguen luchando y marchando por los derechos de todes. Y no son manifestaciones de monos ni gorilas, por eso van a tener fuerza y sentido siempre. No se trata de un conglomerado de individualidades amuchadas, resentidas. Sino que son personas decididas, con ideas, con convicciones – y esta palabra al mono y al gorila les duele -. Tal es la convicción, que lo que hacen es luchar por todes, por los derechos de todes, incluyendo los de los monos y gorilas que salieron ayer. En esas manifestaciones con espíritu no vale el disfraz, sino que es a cara lavada y poniéndole el cuerpo. El riesgo es otro, y tiene todo el sentido que se vincula con un pedazo del ADN argento. Sin dudas, el pedazo más virtuoso.

 

¿Que cómo saldremos de esto? Propongo otra cita de Fresán:

Recordé las palabras exactas de la respuesta de HAL 9000 al astronauta Frank Poole:

“Lo siento, Frank, pero no creo poder responder a esa pregunta sin saber antes todo lo que ustedes saben”.

Es una buena respuesta para casi cualquier pregunta, piensa el autor. Yo también.

 

*Pistas:

  • En los casos que utilizo la “e” en lugar de la “a” o de la “o”, lo hago en obvia referencia al lenguaje inclusivo. Me parece que cada vez que lo aplico al texto le estoy quebrando una vértebra al español y molestando a los puristas de izquierda y derecha. Lo adoro.
  • Para no sentirse tan mal recomiendo ver – o volver a ver – 2001 odisea del espacio. Y si no gustó, intentarlo otra vez. También deberían leer La velocidad de las cosas. Y si tampoco gustó, intentarlo otra vez, nada es fácil en la vida.
  • Para ser mejor persona: Tomar la lucha de Chicha Mariani como bandera. En sus propias y hermosas palabras “Que la juventud tome la posta para encontrar a los nietos que faltan”.

PUBLICIDAD

Sé el primero en comentar

Deja un comentario